5 ideas para mitigar los riesgos en el desarrollo de una Plataforma o Producto Digital

¿Quieres que te contactemos? Déjanos tus datos


Actualmente, embarcarse en un desarrollo de una Plataforma Digital puede verse como un camino de alto riesgo por aspectos como:

  • Altos tiempos de desarrollo para tener un producto usable.
  • Desembolso de un CapEx considerable con una incertidumbre en el retorno de la inversión que a su vez depende de la validez de las hipótesis de impacto positivo en los usuarios.
  • El marco operativo y financiero que exige tener un equipo de desarrollo de software in-house puede ir en contravía con el negocio principal de la organización.
  • Contratar a una empresa externa para ejecutar el desarrollo puede disminuir el margen de maniobra sobre las funcionalidades, soporte y evolución del producto.
  • Riesgo de daño reputacional de una marca o unidad de negocio por no cumplir las expectativas de sus stakeholders.
  • Abrumarse con aspectos referentes a tecnologías, ideas, planes estratégicos y proyecciones y perder el foco de la Propuesta de Valor.

Por eso, consolidamos un conjunto de prácticas generales que podrían ayudarte a mitigar éstos riesgos de la mejor manera:

  1. Asegúrate de entender muy bien a tu target de usuarios y sus problemas. Por más lógico que ésto suene, en la gran mayoría de los casos se subestima el entendimiento del problema y nos enamoramos más de la solución que del problema. Después de tener un claro entendimiento del problema grande y de cómo éste afecta a tu target de usuarios, podrás dividirlo en problemas más pequeños y cuantificar la relevancia de cada uno. Ten en cuenta que la relevancia de los problemas de tu target es directamente proporcional al valor que tu target va a encontrar en tu solución.
  2. Enfócate inicialmente en resolver el problema más relevante, haciendo un ciclo completo de entrega en un rango no mayor a 2 semanas. También conocido como el Producto Mínimo Viable (MVP), consiste en tener un entregable que pueda ser expuesto a tu target de mercado. Éste esfuerzo o “sprint” debe cumplir con todas sus fases hasta su despliegue en producción y posterior medición según los KPIs objetivos definidos.
  3. Entrega valor continuamente. A pesar de que la ejecución pueda estar proyectada para meses, no esperes hasta que termine la ejecución para exponer los entregables al mundo y entregarle valor a tu mercado. Utiliza tecnologías y metodologías versátiles que te permitan construir desde hipótesis e iterar desde el feedback de tu mercado. Los retornos de tu inversión son directamente proporcionales al valor que estás entregando a tus usuarios.
  4. Implementa un modelo de ejecución incremental que te permita atar los desembolsos de CapEx directamente al valor que estás generándole a tus usuarios según el ejercicio del punto 1. Por ejemplo, hacer inversiones por sprints y no por el proyecto completo a largo plazo. De ésta manera, las inversiones serán mucho más visibles para el negocio y a su vez los retornos de esas inversiones más predecibles. Los sprints no deberían de ser de más de 2 semanas.
  5. Mantén la Deuda Técnica lo más cercana a 0 posible. A pesar de que no es un deuda “real” o monetaria como tal, sí tiene un impacto gigantesco en el presupuesto del proyecto y acumula “intereses”, que se ven representados principalmente en que las tareas de desarrollo sean más difíciles y tomen mucho más tiempo -y dinero- que lo que tomarían si la Deuda Técnica estuviese en 0. Para tal fin, puedes apalancarte en prácticas modernas como Linting, Test-Driven Development, 12factor y CI/CD.

Éstas 5 ideas son el resultado de años de experiencias -buenas y malas- ejecutando proyectos de Software, por lo que en Leanware las aplicamos en los ámbitos técnicos, metodológicos y comerciales. Si crees que podemos apoyarte en alguna iniciativa, ¡conversemos!

Otras publicaciones

Nos encantan los retos nuevos, cuéntanos el tuyo


2020-10-07T17:07:07+00:00
Go to Top